Translate this page

22 de octubre de 2012

La búsqueda del turismo cultural en Salamanca

Garbage estuvieron en Salamanca en el año 2002

Hace unos días pudimos ver como Salamanca se quedaba sin conciertos de música clásica para el curso porque los responsables de cultura de la Fundación que gestiona este campo no habían solicitado este servicio que presta la Junta de Castilla y León de forma gratuita.
Las explicaciones que se dieron tenían que ver con que no se había recibido ningún ofrecimiento para hacer este tipo de conciertos y al no recibirse pues no eran necesario realizarlos, hubiera o no público interesado en ese tipo de música en la ciudad.
Ese argumento puede ser fuente de muchas críticas, no porque no se hagan conciertos de música clásica sino por el hecho del concepto de programación cultural que tiene esta gente. Me refiero al ofrecimiento, tal vez tiene que ver con que solo se programan las cosas que se ofrecen. Es decir viene un agente, un representante y dice: "mira tengo esta obra, pero también estas dos más, te ofrezco tres por el precio de una y media". Y tal vez da igual como sean las obras, si son buenas o malas, sino que como entran mas en el lote, seguimos adelante y lo hacemos.
¿Esta ocurriendo lo mismo con las exposiciones que se programan en la ciudad?. Viene un representante y ofrece lo que sea y si sale más barato se hace, aunque el contenido sea lo menos interesante, sino solo por el hecho de hacer algo, lo que sea, da igual.
Cuando tu quieres ofrecer o dirigirte no solo a la gente de tu ciudad sino cuidar el turismo cultural, lo normal es que ofrezcas productos diferentes, que no se vean en otros lugares. Esos productos no los ofrecen a granel sino que hay que ir a buscarlos. La clave está en desplazarse a ver esos espectáculos bien en España o en el extranjero, valorar si son convenientes y traer aquellos que puedan ser interesantes para nuestro público potencial. La pregunta es si se está llevando a cabo este proceso. Y la respuesta parece obvia, con la consiguiente merma que esto conlleva para un mercado como el del alojamiento en Salamanca.
Porque en una ciudad sin industria ninguna, que depende de la Universidad  de Salamanca y muy poco más, quizás una de las pocas fuentes de ingreso sea el turismo, pero el turismo de piedra, ese que viene solo a ver los monumentos, es limitado, de manera que debemos ser exclusivos y el turismo cultural es un  mercado en alza, gracias a personas con poder adquisitivo a los cuales no les importa desplazarse para ver un espectáculo que no pueden ver en su ciudad.
Ahí está la clave del triunfo, la venta de los agentes a granel o lo gratuito solo por llenar contenedores no hace mas que malgastar porque la rentabilidad de ese turismo es prácticamente nula. Quizás necesitamos una reflexión sobre ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario