Translate this page

14 de noviembre de 2012

Algunos restos romanos en la provincia de Salamanca


Existen para la gente que busca un alojamiento en  Salamanca diferentes restos de la presencia romana en la peninsula, liganos en su mayoría a las vías de comunicación que recorrían la antigua Hispania, la más conocida de todas la ruta de la plata que unía zona sur de España con el norte por el oeste de la península, recorriendo ciudades como Sevilla, Mérida, Cáceres, Salamanca, Zamora, Astorga, hasta llegar a Gijón.
Unido es esta vía quizás debamos adscribir unos restos de calzada romana que se encuentran entre Salamanca y Alba de Tormes, se trata de unos restos cercanos al kilómetro que se encuentran al lado de la carretera que actualemente une estas dos ciudades, al lado de la urbanización El Pinar de Alba. La calzada se encuentra muy mal conservada (hay mucha maleza alrededor), pero todavía pueden observarse los restos de esta forma romana de comunicación.
Otro de los restos más conocidos son las tres columnas romanas que se conservan a la entrada de Ciudad Rodrigo, quizás construidas como monumento conmemorativo a uno de los emperadores situadas en esta ciudad fronteriza con la Lusitania.
Otros ejemplos pueden ser la fuente romana del pueblo de Peñaparda o el puente sobre el río Agueda que se encuentra en El Payo.
Pero sin duda el monumento más conocido de todos es el Puente Romano que se encuentra en la ciudad de Salamanca, que ayuda a unir las dos orillas de la ciudad, separadas por el río Tormes. En realidad se tratra de dos puentes unidos, uno de época romana que serían los arcos situados más cerca de la ciudad que ocupa los 15 primeros arcos, mientras que el resto fueron realizados después de 1767 tras producirse una riada que se llevó parte del antiguo puente. Parace, aunque no existe documentación, que el puente fue construido en el siglo I después de Cristo.
Uno de los elementos más carcaterísticos es  una escultura de un toro de época prerromana y muy común en la provincia de Salamana, se trata de un berraco ibérico, muy conocido debido a la historia que incluye sobre el la novela picaresca el Lazarillo de Tormes, cuando el ciego al que acompaña el chico le hace acrecar la oreja al toro diciendole que se oye un ruido en su interior y cuando el Lazarillo acerca la cabeza el ciego le golpea contra la piedra para enseñarle la crudeza de la vida. Ese berraco puede observarse ahora mismo al lado del puento junto a unas esculturas de los dos personajes que aparecen en la novela de autor anónimo.

1 comentario:

  1. Hola Rafael.

    Enhorabuena por tu blog.

    Mi nombre es Raúl herrero Cabrera, Estoy haciendo una página Web de turismo de Ciudad Rodrigo, con motivo de la realización de un curso de diseño de páginas Web a través del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo. Esta página puede que se publique próximamente por un tiempo indefinido.

    Me gustaría poder poner en dicha página Web (que estará también en redes sociales) alguna/s foto/s que me parecen interesantes. Junto a la/s foto/s pondría de quien son estas y un enlace a tu blog.

    La página no se realiza con fines comerciales ni con ánimo de lucro.

    Si tienes cualquier duda o quieres que te indique que fotos son las que utilizaría puedes ponerte en contacto conmigo en el e-mail raulciudadrodrigo@gmail.com e indicarme un e-mail de contacto.

    Un cordial saludo
    Raúl Herrero

    ResponderEliminar