Translate this page

17 de diciembre de 2012

Rutas para visitar Salamanca. La Catedral Nueva

Vamos a iniciar una nueva sección donde daremos repaso a algunos de los monumentos más conocidos de la ciudad y que pueda ayudar a la gente que decide visitar Salamanca, para hacerse una idea de algunas de las principales obras de arte que reune el patrimonio monumental de la ciudad.
La Catedral Nueva de Salamanca inició su construcción a principios del siglo XVI, hacia 1521, se inicia porque la Catedral Vieja parecía a los personajes de entonces "pequeña, oscura y baja", por tanto debían hacer una Catedral grande (recordemos que la Catedral Nueva de Salamanca es la segunda más grande de España después de la Catedral de Sevilla), al estar realiza en estilo gótico la luz es una parte muy importante y por último la altura es muy destacable (algo que puede apreciarse con el ascenso al triforio de la misma que permite el recorrido de Ieronimus que también recorre las torres de las dos catedrales).
La Catedral Nueva de Salamanca se inicia en estilo tardogótico, será junto a la Catedral de Segovia, la última catedral gótica construida en España. A diferencia de Segovia, la Catedral de Salamanca tardó mucho tiempo en terminar su construcción, concretamente 250 años. Por tanto participan muchos arquitectos e incluso se modificó la planta con el paso del tiempo, en principio la cabecera tenía forma semicircular, con girola y capillas alrededor, pero finalmente se optó por una planta rectangular o planta de salón manteniendo la girola pero alterando el esquema inicial de construcción.
La Catedral tiene 3 naves y capillas alrededor de las naves y la cabecera, algunas de estas capillas se vendieron antes de iniciar la construcción, para así poder financiar la construcción de la Catedral, pero no surtió el efecto deseado porque como hemos visto, cuando se empezó la construcción, cosa que se hizo por los pies, tras haber realizado las naves y tres capillas laterales hubo que construir un muro debido a la falta de recursos económicos en espera de volver a recibir una inyección que volviera a poner en marcha la construcción de este magno edificio. Serán esas primeras capillas las más interesantes desde el punto de vista arquitectónico ya que muestran la transición entre el gótico y la decoración renacentista o plateresca, como ocurre en la Capilla Dorada o la Capilla de Todos los Santos.

Interior de la Catedral Nueva de Salamanca

No hay comentarios:

Publicar un comentario