Translate this page

10 de enero de 2013

Las diferencias entre la Catedral Nueva de Salamanca y la de Segovia

La Catedral de Salamanca y la de Segovia, son las dos últimas catedrales de estilo gótico que se construyen en España, comenzando sus obras en el siglo XVI, concretamente en 1513 la primera y en 1523 la segunda.
Las trazas de los dos edificos eran iguales, incluso contempladas desde cierto punto de vista serían difíciles de distinguir debido también a la utilización de un tipo de piedra similar de color dorado, común en Salamanca y bastante extraño comparado con otras construciones segovianas.


Las trazas de la Catedral de Salamanca pertencen a Anton Egas y Alonso Rodríguez, que contaban con el apoyo del rey Fernando el Católico, mientras que en la capital segoviana los planos son de Juan Gil de Hontañón, arquitecto también vinculado a obras en la capital charra.
Pero pese a tener las mismas trazas y unos planos similares, existe una diferencia importante entre ambas que debemos destacar. La Catedral de Segovia se terminó en un plazo mas o menos normal para la época en la que se construye y los planos originales se respetaron, es decir, se construyo una iglesia de tres naves con capillas laterales que se prolongan a lo largo de toda la iglesia, adquiriendo forma semicircular en la cabecera de la misma, ya que está recorrida por una girola.
En cambio en Salamanca los planes originales se alteraron ya que la construcción que comienda en 1513 se detiene por falta de recursos económicos hacia 1550, llegando a construir una pequeña parte a los pies de la iglesia que abarcaría solamente dos capillas laterales a cada lado. Desde ese momento se produce un parón que va a durar bastante tiempo, hasta que vuelva a haber dinero en las arcas, de manera que las obras tardan 250 años en realizarse. Cuando retoman el proyecto de nuevo deciden alterar la estructura inicial y mantener la girola del edificio en la zona de la cabecera, pero en vez de haver una girola con forma semicircular, la realizan con forma cuadrada, al estilo de la Catedral de Sevilla y de lo que se conoce como una planta de salón, por la forma rectangular que se observa en la planta cuando la contemplamos.


Así pues si tenemos la oportunidad de visitar Segovia o de visitar Salamanca, podemos fijarnos en este aspecto que nos ayuda a diferenciar dos catedrales proyectadas como iguales, pero que, como vemos, terminan diferenciandose por un pequeño matiz en la zona de la cabecera.
También observaremos que el tamaño, tanto exterior como interior, es algo diferente ya que la de Salamanca es la segunda catedral más grande y alta de España después de Sevilla, pero es un aspecto pequeño frente al parecido de las dos construcciones. Así podemos hacernos una idea de como sería la torre de la Catedral de Salamanca reformada tras el terremoto de Lisboa que afecto a la ciudad y en concreto a esta construcción en el año 1755.

1 comentario: