Translate this page

14 de enero de 2013

Rutas por Salamanca, el cimborrio de la Catedral Vieja

Imagen exterior de la torre del gallo. Catedral Vieja Salamanca
Uno de los lugares más cuirosos y extraños para visitar en Salamanca es la torre de la Catedral Vieja de la ciudad, tanto en su forma interiror como exterior, ya que son diferentes dependiendo de donde te encuentres. Ahora es posible, gracias al programa Ieronimus, acercarse mucho más a la parte exterior para poder apreciarla de primera mano.
Esta cupula forma parte de los conocidos como "Cimborrios del Duero", es decir cúpulas que tienen unas carcaterísticas similares y que se encuentran en los alrededores del río Duero, nos referimos a la Catedral de Zamora y a la Colegiata de Toro.
Hay que aclarar que la primera construida con estas carcaterísticas es la Catedral de Zamora, donde destaca esa decoración similar a las escamas de pez que encontramos en la torre y en las torrecillas que se aprecian en los extremos. El origen de esta decoración se ha apuntado en iglesias de Turquía, pero queda demasiado lejos de esta zona, más versimil parece la inspiración francesa en iglesias como Santa María la grande de Poitiers, cuyas torres exteriores que jalonan la fachada estarían decoradas con este tipo de "escamas". Si a ello unimos que la repoblación de la zona se hizo con gente francesa (prueba de ello es la abundancia del apellido Martín en Salamanca) es por tanto muy posible la inspiración en las iglesias de esa zona del país galo.
Como decimos hay dos cúpulas, una interior y otra exterior. La interior tiene forma de naranja abierta, cada uno de sus gajos esta formado por un plemento que se encuentra con el resto en la parte central. Salamanca cuenta además con dos cuerpos de arcos y ventanas, que añaden iluminación a la tremenda cúpla apoyada sobre cuatro grandes pechinas.
Al exterior podemos apreciar el doble cuerpo de arcos que dota de luz al interior y como vemos su forma es diferente. Entre las dos cúpulas hay un relleno de unos 15 centímetros de cemento y piedras, de tal manera que la cúpula exterior se apoya en la interior. Como vemos la decoración es muy profusa, torrecillas en casa uno de los extremos, cada una con su propia cúpula y frontones que rematan la zona de los arcos en las partes centrales de cada uno de sus cuatro lados.
La torre recibe el nombre de torre del gallo por el remate que tiene, en forma de veleta, el gallo se utilizaba en la edad media como símbolo cristológico, además en este caso de indicar la dirección del viento.
El horario de visita a la Catedral Vieja de Salamanca varía según la estación, entre abril y septiembre el horario es continuado de 10.00 a 19.30 horas, durante los meses de octubre a marzo de 10.00 a 12.30 y de 16.00 a 17.30. El precio de acceso a la Catedral Vieja y el Claustro es de 4.75 euros, siendo gratuito los martes de 10.00 a 12.00 horas.

Interior del cimborrio de la Catedral Vieja de Salamanca

No hay comentarios:

Publicar un comentario