Translate this page

25 de febrero de 2013

El lunes de aguas una tradición popular salmantina

Hornazo típico de Salamanca
El origen tiene un tanto de leyenda en Salamanca, cuentan que el rey Felipe II tuvo sus esponsales en la ciudad, siendo un joven de 16 años, durante los días de estancia en la ciudad previas a su boda, se sucedían fiestas diarias donde los estudiantes principalmente no paraban de divertirse, tengamos en cuenta que el número de estudiantes en la época se situaría en torno a los 7000, un número muy considerable para una ciudad que podía tener unos 30.000 habitantes en ese momento. El rey quedó un tanto escandalizado por la lujuria que existía en la ciudad, calificándolo como el burdel de Europa  Por ello una vez celebrado su matrimonio realizó un edicto que obligaba a las prostitutas a abandonar la ciudad durante el periodo de cuaresma y Semana Santa en Salamanca que tuviera lugar cada año en la ciudad. Superado este periodo cuenta la leyenda que los estudiantes esperaban deseosos al lado del río que alberga el casco antiguo cuando un personaje conocido como el Padre Putas (Lucas en realidad) ayudaba a las prostitutas a cruzar en barca el río. Al otro lado les esperaban ansiosos los estudiantes que realizaban una gran fiesta cuando llegaban las ligeras mujeres.
Esta historia es la que se conmemora el lunes de aguas en Salamanca, es un día laborable, pero normalmente se deja de trabajar a las 13.00 o 13.30 horas (hay gente incluso al que le dan todo el día libre en sus trabajos) para que la gente pueda salir al campo a disfrutar de una comida y una merienda juntos. Es un día de reunión, de juegos al aire libre y de comida conjunta
La comida más tradicional suele ser el hornazo, entendemos por hornazo una gran empanada cargada principalmente de productos típicos del cerdo, como puede ser chorizo, lomo y también huevo duro (una auténtica bomba calórica), pero principalmente incluye productos que no se podían comer durante la cuaresma y la Semana Santa. Existe multitud de tipos de hornazo y es un producto que puede comprarse en Salamanca durante todo el año, de hecho la gente de la ciudad lo consume con asiduidad durante todo el año.
Lo que en principio comenzó como una fiesta local, exclusiva de la ciudad de Salamanca, se ha extendido a toda la provincia, que celebra igual que la capital el día del lunes de aguas. Muchos de los pueblos de la provincia también son escenario de personas de la capital que acuden a sus campos para, si el tiempo lo permite, merendar juntos y celebrar el día junto a la familia y amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario