Translate this page

22 de abril de 2013

El FACYL 2013 un espejismo de lo que fue


Mucho han cambiado las cosas desde que en 2005 se presentó el primer Festival Internacional de las Artes en Salamanca, entre otras cosas el presupuesto. En la primera edición el Festival contó con una cantidad cercana a los 4 millones de euros para desarrollar su programación, en la actualidad han anunciado que el Festival cuenta con 400.000 euros, una cantidad ínfima de la cual suponemos que el cantante que han programado como estrella del Festival, es decir Mika, se llevara por lo menos un cuarto del presupuesto del mismo. 
En las primeras ediciones del Festival los diferentes escenarios de la ciudad tenían obras de teatro de compañías españolas y extranjeras, la gran mayoría eran estrenos mundiales, que se podían disfrutar por primera vez en Salamanca, que eran comentadas en la prensa nacional, obras que reunían algunas de las figuras y los autores más afamados del teatro y la escena contemporánea, un autentico lujo para una ciudad excesivamente conservadora, pero que ayudaba a despertar nuevas inquietudes y a conocer aquellas novedades que se estaban llevando a cabo en este campo. Todo ellos acompañados de grandes conciertos, de grupos muy conocidos, exposiciones de arte contemporáneo y actividades en la calle. Estas actividades se desarrollaban a lo largo de 20 días durante el mes de Junio.
Ahora mismo a falta de un mes para que comience el FACYL 2013 tenemos tres actividades programadas, el susodicho concierto de Mika (el precio de las entradas es de 25 euros para el concierto que tendrá lugar en el Multiusos Sanchez Paraiso el día 8 de Junio), otro concierto del grupo Jienense Supersubmarina (será de pago por 15 euros) y hace unos días se presentaba como si fuera la estrella del Festival unos talleres didácticos para escolares en torno a aplicaciones tecnológicas (adviertasé la ironía de la frase). Todo ello en cinco días, entre el 6 y el 11 de Junio. Nada de teatro por ahora, nada de artes escénicas, nada de estrenos, nada de nada. Acaban de incorporar a Juan Perro y Toni Zenet.
Las diferencias parecen claras, sin un director que se encargue de la programación los responsables del FACYL han optado por una empresa que se encargue de organizar los conciertos, que no trae lo que tu quieres sino lo que tiene en cartera en ese momento de gira por España y a la cual le sale más barato el grupo que en vez de hacer dos conciertos en el país haga tres. Una empresa encargada del Festival de las Artes es lo peor, lo peor es que lo mismo te vende un concierto que una exposición o una obra de teatro, hace a todo moviéndose por un único interés, el económico no el artístico o el cultural. De hecho han decidido suprimir el twitter que tenían e integrarlo dentro de otro llamado Castilla y León es vida para quitar al Festival su propia personalidad y suponemos que ahorrarse un sueldo de una persona que pudiera llevar la comunicación del mismo, pero que con los eventos que hay realmente deja de ser necesaria.
Y ese Festival que fue una referencia en España. que congregaba gente de todo el país que podía venir a disfrutar de los espectáculos que se programaban, se ha convertido en un evento local que se mantiene para dejar contentos a no se sabe quien, que hace que el Ayuntamiento se ahorre las fiestas de San Juan de Sahagún, pero que tampoco pasaba nada si se hubiera suprimido, porque nadie iba a protestar, ni siquiera aquellos que no se dan cuenta de que la inversión en cultura también crea puestos de trabajo y que no es lo mismo invertir 4 millones de euros en una ciudad que entregar un presupuesto de 400.000 euros a una empresa que por cierto ni es de la ciudad ni tiene intención de instalarse por aquí.
Sorprende que ninguno de los medios de comunicación diga nada sobre este tema, que no se genere un debate sobre este asunto, que no existan comentarios al respecto, pero no nos sorprende, ya que cada vez que sucede una cosa parecida no existe crítica sino alabanza, pensemos en esta ciudad en la desaparición de  la Feria de Arte Contemporáneo ArtSalamanca, los despidos del director y personal del DA2 o el descenso en la calidad de la programación de la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura sin personas ligadas a la cultura al frente de la misma. Así nos va.

2 comentarios:

  1. una pena

    vergonzoso salamanca

    la culpa es del actual alcalde que detesta la cultura y del supuesto delegado cultural de la junta
    Jose Ramon Alonso, tal para cual

    ResponderEliminar
  2. A pesar de la bajada de presupiestos, que alguien vigile que no se queda nada en despachos de la Fundación Siglo

    ResponderEliminar