Translate this page

21 de mayo de 2013

Ieronimus una de las mejores opciones al visitar salamanca

Ieronimus es el nombre que recibe la visita a las torres medievales de las dos catedrales de Salamanca, que desde hace diez años es posible realizar y que ha ido ampliando su recorrido y posibilidades de visita con nuevas salas y lugares de vistas espectaculares desde uno de los puntos más altos de la ciudad.
El nombre tendría que ver con el obispo Jeronimo de Perigeaux que fue destinado a Salamanca al ser restaurada la diócesis en 1102 tras la repoblación que había llevado a cabo en la zona el Conde Raimundo de Borgoña.
Ieronimus permite observar las Catedrales desde un punto de vista completamente distinto al que nos ofrece la visita tradicional, por ejemplo en la Sala del Alcaide donde tras una ventana geminada se puede contemplar en altura la Catedral Vieja de Salamanca, un edificio del siglo XII, que inició su construcción en el año 1150, siendo uno de los grandes ejemplos de transición entre el románico y el gótico español. desde allí es posible contemplar las bóvedas de crucería modificadas por el retraso en la construcción de la obra. Igualmente desde allí hay una visión global del retablo pintado por los hermanos Delli en 1450 y uno de los mejores ejemplos de pintura hispanofalmenca en España, incluyendo el magnifico Juicio Final situado en el cascarón del ábside de la iglesia.
Igualmente espectacular resulta la primera salida al exterior para contemplar el cimborrio de la Catedral Vieja, una estructura con forma de punta de lanza y decoración similar a las escamas de un pez, una extraña forma de decorar que tiene su origen en la Iglesia de Santa María la Grande de Poitiers, recordemos en este punto que la repoblación de la ciudad de Salamanca se hizo en su mayoría con gente de origen francés. Desde aquí se observa la veleta que da nombre al cimborrio, se trata de un gallo que sería un símbolo cristológico, animal que también se usa para designar a esta torre. Los bellísimos arcos románicos de la misma están tan a mano que casi se pueden tocar.
De aquí podemos pasar a la Catedral Nueva, pero no al piso bajo sino al triforio de la misma, pudiendo recorrer toda la zona de los pies de la misma desde unos 20 metros de altura, desde allí es posible admirar de primera mano las bóvedas estrelladas de este edificio o su perfecta división en tres naves, recordemos que esta catedral es la segunda más alta de España, lo cual añade la posibilidad de que las vistas de la misma sean espectaculares.
También es posible seguir subiendo y salir al anden exterior de la Catedral Nueva, donde se nos ofrece una vista de toda la zona antigua de la ciudad, con una perfecta vista de la Plaza de Anaya, la calle de la Rua que conecta con la Plaza Mayor de Salamanca o las torres de la Iglesia de la Clerecía, a la cual también se puede subir siguiendo el programa conocido con el nombre de Scala Coeli.
Los horarios de visita a Ieronimus son continuos de 10.00 a 20.00 horas y el precio de la entrada es de 3.75 euros, aunque existe la posibilidad de tener precios reducidos para grupos o combinar la entrada con la visita a otros edificios como el señalado Scala Coeli. Es posible realizar visitas nocturnas en época estival, el precio de esta visita es de 5 euros y los grupos están limitados a 25 personas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario