Translate this page

22 de mayo de 2013

Una pequeña huella de Santa Teresa en Salamanca

No es la primera vez que en este blog hablamos de Santa Teresa de Jesús, ya que fue reseñada en un post dedicado a Alba de Tormes, que como sabemos en uno de sus frecuentes viajes se sintió indispuesta y fue en esa ciudad donde finalmente falleció, conservándose allí los restos de la Santa, algunos de ellos separados del cuerpo, como era costumbre con las reliquias en el momento en que entregó su alma a Dios.
En Salamanca la madre Teresa, ejemplo de coraje y ganas para un momento en que todo está dominado por hombres, también realizó una fundación en la ciudad de Salamanca, en principio en una casa destartalada que le cedieron y que servía como residencia de estudiantes de la Universidad, pero tras unos años tuvieron su propio Convento, del que hoy se conserva solo la Iglesia en la Plaza de Carmelitas, una iglesia barroca de comienzos del siglo XVII, que albergó monjas carmelitas hasta el año 1968, cuando las madres se trasladaron a un lugar menos ruidoso en la cercana población de Cabrerizos, lugar donde ahora mismo se conserva el convento.
Pero queríamos señalar una cosa curiosa  porque cuando se visita el Convento de San Esteban, se pueden observar en el claustro una serie de confesonarios, en uno de los cuales, aparece escrito: "Confesonario de Santa Teresa", que realmente no sabemos si utilizó ese u otro de los que estuvieran en el convento, pero que trata de recordar que la madre Teresa de Jesús, se confesaba con sacerdotes dominicos, hay que citar entre ellos al Padre Domingo Bañez y a García de Toledo. También se confesaba con un sacerdote jesuita, debemos pues también citarlo.
Es interesante observar el confesonario, se trata de una pequeña habitación en la que existe un lugar para sentarse y una pequeña ventana que comunica con el interior de la iglesia, que sería el lugar donde se coloca el sacerdote para escuchar, evitando de esta manera la comunicación física entre las personas que realizan este sacramento.
Resulta pues llamativa la vinculación de la Santa de Ávila con la ciudad y la presencia de Teresa  en la ciudad para temas diferentes al de su fundación, aunque sea solamente para encontrar el confor de su alma a través de la confesión.
(Gracias a Juan Borrego por su colaboración para redactar este post)

No hay comentarios:

Publicar un comentario