Translate this page

17 de junio de 2013

Se diluye el turismo cultural en Castilla y León


Castilla y León es una comunidad que tiene mucho que ofrecer, no tiene grandes playas ni es un lugar donde se pueda disfrutar de sol durante todo el año, ya que en invierno las temperaturas son bajas en toda la meseta, pero en los últimos años ha despegado en el ámbito del turismo interior, tratando de potenciar aquellos aspectos en los cuales las ocho provincias podían destacar, principalmente su aspecto histórico, como cuna del nacimiento de España y en el aspecto artístico, con manifestaciones arquitectónicas de todo tipo y condición, desde la época prerromana hasta los arquitectos mas afamados del siglo XXI.
Uno de los aspectos que trataba de atraer gente a la Comunidad Autónoma de Castilla y León es la cultura, trabajando en el aspecto del turismo cultural, un grupo de personas con fuerte poder adquisitivo que busca algo más que unos días de playa y un plato de pescadito frito.
Muchos de los edificios y eventos que había programado la Junta de Castilla y León con vistas al turismo cultural han sido construidos o programados en los últimos ocho años, pero con el recorte y la llegada de la crisis han comenzado a languidecer de manera que cada vez su peso y presencia fuera de la región ha sido menor, convirtiéndose a veces en un lastre más que en una inversión que atraiga turismo, da impresión de que algunos se mantienen por el simple hecho de no ser cerrados y así recibir críticas o bien para contentar a un público que ya vive en la región y que no es una fuente de ingresos externa para el sector.
Eventos como el FACYL de Salamanca, un Festival Internacional de las Artes que duraba 20 días, tuvo estrenos mundiales de obras de teatro que venían de todo el mundo y tenía tres o cuatro actividades diarias donde se podía elegir a cual acudir ha quedado reducido a un Festival de música bastante cutre y pequeño, que dura cuatro días, donde se ha contratado una estrella que se lleva 1/4 del presupuesto del Festival y el resto son músicos de relleno que en algunos casos no han llegado a reunir ni 200 personas en sus actuaciones. Si la propia gente de la ciudad ni siquiera se siente identificada con este tipo de Festival como se va a implicar a un turismo de calidad que venga de otros lugares para disfrutar de eventos como este. Es una pena, un parche que no ha funcionado. Es un fracaso que nadie va a asumir porque para los políticos todo esta muy bien hecho y no pasa nada. Tranquilos la prensa copia vuestra nota de prensa y no indaga si los 50.000 participantes que dicen ha habido en el Festival de 2013 son reales o se está engañando a la opinión pública para quedar bien y decir que es un éxito lo que en realidad es un sonoro fracaso. No hay más que contar el público asistente  a las actividades y darse cuenta de que todas estaban medio vacías, así que los 50.000 lo mismo se han quedado en 5.000 y por error le han añadido un cero más.
Fracaso porque no cumple ninguno de sus objetivos, no atrae gente de fuera, ni siquiera se promociona, y a nivel cultural deja bastante que desear y da impresión de remiendo rápido porque llega la hora y no estamos arreglados.
A esto hay que sumar el circo del Musac de León, donde todo el mundo denuncia injerencias políticas en la labor diaria del Museo, director, exdirectores, asesores, asociaciones y los propios trabajadores. Pero nada chico, no pasa nada, dicen es de la Junta de Castilla y León. Como decía un comentario leído en el periódico El País, ya han encontrado un sobrero que ocupe el puesto de director. Y la prensa a otra cosa, que da mucho trabajo indagar un poco a ver quien es el culpable o si realmente hay injerencias políticas, es mejor no remover nada no siendo que nos salpique. Y mientras el centro de arte referencia del arte contemporáneo en la región cada vez peor, perdiendo público por algún lumbrera al que se le ocurrió cobrar entrada en el centro y retrasando la inauguración de exposiciones a dos ciclos anuales. Resultado, pérdida de turismo cultural.
A este tema de las injerencias políticas habría que sumar la desaparición del Festival Internacional de Fotografía Explorafoto, problemas en el Museo de la Evolución Humana, despidos, amenazas de directores de otros museos regionales, desconocimiento total de lo que ocurre a va a ocurrir con la Feria de Teatro de Ciudad Rodrigo, caprichos en la celebración de Las Edades del Hombre. Así podríamos seguir.
Pero todos tranquilos "no pasa nada" es la frase favorita de los políticos de este área y mientras tanto perdemos turismo en Castilla y León y se desmantela toda la estructura existente no por falta de dinero porque eso se suple con ideas, sino porque esas ideas vienen de personas que son ajenas al mundo de la cultura que en vez de gestionar están empeñados en dejar un sello personal en su actuación, un sello que tiene un alto precio.

4 comentarios:

  1. Hola amigos, gracias por atreveros a tratar un tema tan espinoso como éste. Somos del blog www.destinocastillayleon.es dos blogueros independientes que hablamos sobre turismo cultural y gastronómico en Castilla y León.

    Opinamos que la administración pública ha acaparado mucha de la oferta cultural, arrinconando a la iniciativa privada, de tal forma que la industria cultural de Castilla y León se ha visto 100% dependiente de las administraciones. Ahora con los recortes, ya no hay para cultura.

    Creemos que debe de haber una gestión óptima de los recursos, saber ahorrar en eventos que no acaparan atención e invertir en los que realmente atraen viajeros, apoyar a la iniciativa privada para que sean las propias empresas y asociaciones las que se lancen a crear nuevas actividades y potenciar rutas, senderos y recursos turísticos que puedan ser visitados durante todo el año.

    ¿Qué opináis vosotros? Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por vuestro comentario que enriquece el contenido del blog. Es extraño que desde la entrada en la Junta del ex rector de la Universidad de Salamanca no haya un solo director de institución que no haya planteado problemas y denunciado injerencias en el trabajo de los profesionales. Eso es algo que resulta llamativo. El turismo cultural debe ser de calidad, no solo monumental, sino exclusivo, quizás ofrecer menos pero saber programar aquello que en otros lugares no se pueda ver, con el fin de atraer público a Castilla y León o a una provincia concreta.
    Hechos como lo ocurrido en el Musac con sus directores, los despidos en la Fundación Siglo, el fin del Festival Explorafoto, o el fiasco de un Festival Internacional de las Artes con el despido de su directora que ni es Festival, tiene poco de internacional y queda reducido a cuatro o cinco actuaciones musicales proyectadas por un representante que realiza un festival de música y colabora con la Junta, no es precisamente lo que se espera de una programación cultural de calidad y sin injerencias políticas.
    En fin vamos marcha atrás, eso por no hablar de Salamanca donde la cultura ha retrocedido 20 años en solo dos y no es una cuestión de dinero sino de mantener el chiringo de colegas a los cuales la cultura les interesa lo mismo que a nosotros la natación.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Opino como DestinoCastillayLeón.

    Castilla y León se ha hecho mucho daño a si misma, haciéndose completamente dependiente de una administración pública mal dirigida. En general casi cualquier aspecto, con excepciones, pero especialmente sangrante en cuanto a Cultura y Turismo, ya que suelen estar en las direcciones de consejerías, diputaciones, ayuntamiento y concejalías, personas que no han podido llegar cargos con más renombre, Industria, Interior, Sanidad,...

    Pero a nivel de base he detectado, nuevamente con excepciones, que los funcionarios de consejerías, concejalías y diputaciones, no se toman muy en serio este tema, ya que como tienen el sueldo asegurado, no se molestan en apoyar a quienes quieren seguir apostando por Castilla y León.

    Afortunadamente aún quedan muy buenos profesionales, tanto a nivel de base, como al de dirección. solo espero que las rémoras que intentan 'matar' este espíritu inquieto no terminen imponiéndose.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias David por tu comentario. Indudablemente se ha producido un cambio en la forma de ver la cultura en Castilla y León, pero todavía no se tiene claro lo que se quiere hacer y se debaten entre un glorioso pasado y la necesidad de mantener una serie de eventos cuya calidad ha descendido al estar realizadas por personas ajenas a la cultura.

    ResponderEliminar