Translate this page

16 de diciembre de 2013

El Palacio de Monterrey de Salamanca


Este magno palacio de construye a mediados del siglo XVI, pero la construcción proyectada al principio no se desarrolló en su totalidad, ya que pensaban en realizar un palacio cuadrangular con un patio en la parte central. Pero una vez construida una de las alas surgieron problemas con los edificios que había al lado, en el lado norte se encontraba la Iglesia de Santa María de los Caballeros y en la parte oeste los terrenos pertenecían a los monjes franciscanos, de manera que solo se construyó una de las alas, prolongándola todo lo que fue posible para ganar espacio de cara al interior del palacio.
Para la construcción del primer edificio los planos del mismo fueron presentados por el arquitecto Rodrigo Gil de Hontañón y el fraile dominico Fray Martín de Santiago en el año 1539. Estamos en una segunda fase del Renacimiento en España, cuando los elementos constructivos superan a los elementos decorativos, cosa que podíamos observar en la Fachada de la Universidad de Salamanca, quizás el mejor ejemplo del plateresco en España.
Aquí la decoración queda reducida al piso superior, ya que los dos primeros se cubren con cuerpo de ventanas. El tercer cuerpo en cambio presenta una galería de ventanas realizadas con arcos de medio punto y dos torres en los laterales con una balconada que aloja arcos de medio punto, rematados ambos por una crestería que todavía tiene reminiscencias platerescas y recuerda elementos típicos del remate de la fachada. Una crestería finísima que permite el paso de la luz entre las figuras y formas que representa.
También existe decoración en los extremos con la presencia de escudos, algo que venía siendo habitual desde mediados del siglo XV y que ya observábamos en otros edificios de la ciudad como la Casa de las Conchas.
Resulta curioso el remate del tejado en el cual se pueden apreciar un par de chimeneas decoradas y rematadas en crestería. Este elemento, ajeno a la arquitectura española, está mas conectado con palacios franceses y quizás fue esa la fuente de inspiración de los arquitectos a la hora de proyectar el edificio.
Si debemos señalar que este palacio sirvió como modelo de otros edificios que se realizan en España a principios del siglo XX, son edificios que siguen el modelo del Neorrenacimiento, y se inspiran en este edificio para las construcciones de la época, podemos así observar la balconada con arcos de medio punto en varios edificios de la Calle Zamora de la ciudad o quizás el edificio más conocido sea la fachada del Ayuntamiento de Valladolid, que repite esquemas del edificio sin ningún pudor.
Actualmente el palacio pertenece a los Duques de Alba, que no residen en la ciudad sino en Sevilla. El palacio se encuentra cerrado al público y no es posible la visita interior, donde se encuentran algunas de las mejores pinturas de la colección de la Duquesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario