Translate this page

15 de enero de 2014

San Valentin 2014 en Salamanca


Se acerca la fiesta de de los enamorados para la que queda cada vez menos tiempo. Creemos recordar que hace un par de años hubo una iniciativa que se lanzó a nivel nacional en la que se quería presentar Salamanca como la ciudad del amor, aprovechando algunos de los rincones especiales con los que cuenta la ciudad y que están unidos a la literatura universal, nos referimos al Huerto de Calixto y Melibea y la relación de la ciudad con La Celestina obra del celebre autor Fernando de Rojas.
No solo eso sino la presencia en otros lugares y rincones de la ciudad podrían animar ese paseo romántico o día romántico en la ciudad del Tormes.
Toda esta iniciativa se fue al traste como cualquier otra que hubiera y que este equipo de gobierno que rige la ciudad se ha cargado, no hablemos de la concejalía de turismo donde lo mejor es no hacer absolutamente nada excepto un anuncio al año en algunas marquesinas de Madrid. Algo penoso porque no es importante tanto que la gente acuda a la ciudad el día de San Valentín o no acuda y decidan quedarse en su casa sino la promoción que se hace de la ciudad que al final es lo que queda en la retina del visitante. Una visión de Salamanca como una ciudad abierta, dinámica, con diferentes iniciativas, que no se quede en el boca a boca de la última despedida de soltero sino en algo que va más allá, que utiliza todos los medios de comunicación a su alcance para poder llegar al público, entre ellos los sociales, completamente abandonados y alimentados claramente por personas no especialistas que están deseando que lleguen las 14.00 horas para marcharse a casa porque por la tarde no se trabaja en la concejalía de turismo gracias a la mujer del concejal que, curiosamente, trabaja allí, sin duda alguna, por méritos propios.
El caso es que para los que buscan un regalo para San Valentín en Salamanca habrá que conformarse con algunas ofertas que hagan los hoteles de la ciudad y la provincia (siempre es un buen momento para disfrutar en tranquilidad de un spa como los que tenemos en La Alberca y en Mogarraz) o bien alguno de los menus que para esa noche ofrezcan los restaurantes de la ciudad que pasaran desapercibidos excepto a nivel local, donde la economía no está para muchos gastos y menos tras la masiva salida de personal buscando oportunidades fuera de una ciudad que no le ofrece ninguna o bien la de aquellos que no encuentran ninguna desde hace tiempo porque no las hay ni los que deberían moverse porque las hubiera hacen nada por cambiar la situación, se conforman con salir en una foto diaria de La Gaceta y muy poco más. Que pena de ciudad de verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario