Translate this page

26 de febrero de 2014

La influencia del Palacio de Monterrey en edificios del siglo XX

Museo Arqueológico Sevilla
A finales del siglo XIX y principios del siglo XX en España se vive una dualidad artística en arquitectura, mientras por un lado y ligado principalmente a la zona Catalana surgirá un movimiento modernista en torno principalmente a la obra de Gaudi (bien es cierto que habrá edificios modernistas aislados en otras zonas de España como por ejemplo en Salamanca donde contamos con la Casa Lis y también con el mercado central de la ciudad realizados por Juaquín de Vargas y Aguirre). Por otro lado en otras zonas de España habrá un resurgir de movimientos artísticos que conocemos como neo, es decir copias de modelos arquitectónicos de otras épocas artísticas, quizás el más conocido y popular de todos sea el neogótico (también practicado por Gaudí), un buen ejemplo de lo que decimos en la ciudad de Salamanca se encuentra en la Iglesia de San Juan de Sahagún que se encuentra situada en la Calle Toro.
Otro de los movimientos que surgen en ese momento es el neorrenacimiento, para este estilo artístico el modelo que se sigue en toda España es el Palacio de Monterrey de Salamanca, un edificio del renacimiento pleno realizado hacia el año 1550 por el arquitecto Rodrigo Gil de Hontañón. De él se copiarán las galerías de arcos de medio punto y ventanas del piso superior, que se repiten en otros edificios repartidos por la geografía española y obras salmantinas que se realizan en esa época principalmente en las calles Toro y Zamora. Quizás los dos ejemplos más conocidos de este tipo de edificios sean el Ayuntamiento de Valladolid realizado a finales del siglo XIX por el arquitecto Enrique María Repullés y Vargas y por otro lado en Sevilla Aníbal González realiza un edificio en la Plaza de América, dentro del Parque de María Luisa, que actualmente corresponde con el Museo Arqueológico de la ciudad y que como podemos observar utiliza la galería de arcos y ventanas que ya se usaba en el Palacio de Monterrey, al igual que en la balaustrada superior que también podemos observar en el Palacio salmantino. Así mientras para el Museo de usos y costumbres de Sevilla el arquitecto se inspiró en la obra del Alcázar de Sevilla, sobre todo en el pabellón de entrada y en el uso del ladrillo en la obra del Museo Arqueológico se inspiró claramente en el edificio salmantino.
Así que ya sabemos, cuando los arquitectos buscan una inspiración renacentista lo hacen con uno de los palacios más emblemáticos de Salamanca, el Palacio de Monterrey y los remates de la parte superior, quizás la más decorativa, de todo el edificio.

Ayuntamiento de Valladolid


Palacio de Monterrey Salamanca


No hay comentarios:

Publicar un comentario