Translate this page

29 de junio de 2014

Un día perfecto para una estancia en Salamanca

Intentamos destacar algunas de las actividades que pueden realizarse en la ciudad de Salamanca para un turista que visita este lugar y quiere conocer que monumentos puede ver o como llenar el tiempo de ocio. Por supuesto que existen muchas más cosas para hacer en esta ciudad universitaria diferentes a las que nosotros proponemos, pero esta puede ser una buena manera de rellenar estancia de un día o una estancia de fin de semana en la ciudad.

Catedral Nueva de Salamanca

Esta iniciativa se enmarca dentro de un concurso organizado por la empresa HRS que quiere descubrir como sería un día perfecto en diferentes ciudades de Europa y una de las elegidas es Salamanca.
Esta ciudad destaca por su riqueza monumental, así que podemos dedicar la mañana a recorrer uno de los ejes del casco antiguo. Palacios, Universidad y Catedrales son nuestro destino y podemos hacerlo todo en unas horas. Salamanca es la cuna del estilo plateresco, es decir, el comienzo del renacimiento en España, que no es una forma concreta de construir sino de decorar los edificios. Contamos con multitud de edificios que decoran sus fachadas con características propias del estilo, desde casas señoriales como La Casa de las Muertes a la Fachada de la Universidad de Salamanca o el Convento de San Esteban, por citar tres actividades distintas dentro de la misma ciudad.
Para el almuerzo, podemos dirigirnos a uno de los restaurantes mas tradicionales de la ciudad, donde podremos degustar alguno de los platos más típicos de la capital. Salamanca destaca por su producción de embutido y chacina de calidad, sobre todo con denominación de origen de Guijuelo, así que nuestra recomendación es pedir un entrante de jamón ibérico de bellota. De segundo plato el asado está muy ligado a la provincia de Salamanca, sobre todo a la zona norte y este de la provincia, por tanto un tostón o lechón asado puede ser un excelente segundo plato. Todo regado con algún buen vino de la zona, podemos elegir un buen Ribera de Duero o alguno de los vinos de la provincia, Hacienda Zorita por ejemplo es una marca con una calidad excelente o alguno de los vinos de la Sierra de Francia o los Arribes del Duero.
Después de comer no hay nada mejor que disfrutar sentado en una terraza de la Plaza Mayor de la ciudad, que como podremos comprobar está plagada de lugares para sentarse y tener un tiempo tranquilo, mientras descansamos y disfrutamos de la belleza de la plaza, podemos ver como la gente se desplaza por ella para unir los diferentes barrios y zonas de la ciudad.


Quedan muchos monumentos por visitar, pero podemos tomar la tarde de una forma más lúdica y realizar una actividad diferente, por ejemplo un paseo, desde el punte romano a la zona de la Aldehuela, allí podemos encontrar el toro donde el ciego estrelló la cara del Lazarillo de Tormes, el puente de hierro realizado a finales del siglo XIX siguiendo la estética de Eiffel en París, el paisaje natural que forma el río Tormes y cuando lleguemos al final del recorrido nos encontraremos con el Centro de Arte Contemporáneo de la ciudad, que además de sus contenidos y exposiciones fue la antigua cárcel de la ciudad y conserva en su interior una sala con algunas de las celdas donde vivieron los prisioneros y la reja principal para que no pudieran escapar, sin duda un lugar bastante curioso y diferente para finalizar nuestra tarde y no tan lejos de la zona centro de la ciudad.
Para la cena proponemos dos opciones, si nuestro bolsillo está desahogado podemos visitar el Restaurante Victor Gutierrez, el mejor y más recomendado de la ciudad, con estrella michelín y creaciones delicadas. Si por el contrario nuestro bolsillo no aparece tan cargado, Salamanca es un lugar excelente para salir a comer pinchos, recomendamos la zona de la Calle Van Dyck, plagada de bares y abundante comida por precios muy económicos.
Para finalizar la noche y si todavía tenemos energía, hay que recordar que Salamanca es una ciudad con más de 40.000 universitarios, por lo que los locales nocturnos siempre han estado de moda. Si queremos tomar una copa hay un par de lugares que merecen una visita, una de ellos es el Camelot, una antigua capilla gótica transformada en bar de copas y por otro lado Cum Laude, otro local que tiene una reproducción en miniatura de la Plaza Mayor de Salamanca, lugar que sirve como pista de baile. Aunque son solo dos ejemplos de los múltiples que hay en una ciudad cargada de gente joven con ganas de divertirse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario