Translate this page

9 de julio de 2014

El turismo cultural en Castilla y León

Hace bastantes años la Junta de Castilla y león decidió apostar por las diferentes ciudades de la comunidad como destino turísticos de calidad, no solamente como turismo de piedra, de lo que esta comunidad esta sobrada sino también como destino cultural con espectáculos que sirvieran para atraer un público con alto poder adquisitivo que visitara cada alguna de las provincias que integran esta extensa comunidad.
Decidió hacer una apuesta en cuatro de ellas, cuyas capitales tenían el mayor número de habitantes, dejando bien es verdad un tanto de lados a las otras, ya que la comunidad está formada por nueve provincias y parece un poco injusto que algunas reciban y otras no.
Auditorio Miguel Delibes, interior.
El caso es que para potenciar el ámbito cultural se decidió la construcción del MUSAC en León, el Museo de arte contemporáneo de la Comunidad, una gran inversión, sobre todo en el edificio que costó varias decenas de millones de euros. Por su parte la ciudad de Burgos cuenta con el Museo de la Evolución Humana, que sirve como referencia de las investigaciones que se llevan a cabo en uno de los yacimientos más interesantes de Europa, el de Atapuerca. Valladolid, aunque no sabemos si realmente lo necesitaba, se le dotó del auditorio Miguel Delibes que cuenta con una programación multidisciplinar. Por su parte unas apuestas menores y quizás de compromiso fueron el Museo Etnográfico en la ciudad de Zamora y el Museo de la Siderurgia y Mineria situado en la villa de Sabero en plena zona minera leonesa.
Y nos queda por comentar Salamanca, aquí no se decidió la construcción de ningún edifico, la ciudad había quedado dotada de distintas opciones con la capitalidad cultural del año 2002, existía un Museo de Arte Contemporáneo, había un Centro de Artes Escénicas y de la música, existía un Pabellón Multiusos y y teatro recién renovado, Había que apostar por otra opción y se decidió que Salamanca fuera referencia de un Festival Internacional de la Artes, para ello contaron en su primera edición con un gran presupuesto 4.7 millones de euros que hicieron resonar a Salamanca fuera de los límites provinciales con motivo del evento y sus estrenos mundiales durante los 15 días que duraba el festival.
Pero llegó la crisis y los presupuestos comenzaron a descender, de manera que los edificios con los que contaba Salamanca ya no tenían la pujanza de antes y actualmente sobreviven por el que dirán en caso de que anuncien su cierre y el Festival de las Artes ahora llamado FACYL (ya no es internacional) ha reducido su dotación hasta los 400.000 euros anuales. Por lo que Salamanca que se quedó sin ningún edificio y ve como la apuesta cultural ha quedado reducida a algo meramente testimonial, ya que ni siquiera se publicitan las actividades que se realizan en los cuatro días que dura el Festival.
Lo que queremos decir es que Salamanca salió claramente perjudicada con la no construcción de ningún edificio en la ciudad, su presupuesto es menor que el de cualquiera de las otras, la programación como decimos reducida al mínimo y la apuesta ya ni siquiera contenta a los habitantes de la ciudad, porque los de fuera no se acercan para vivir un festival devaluado con actuaciones que pueden ver en sus lugares de origen.
Hace mas o menos un año nació por iniciativa de la Junta de Castilla y León un Consejo de Políticas culturales, concretamente el 26 de Junio de 2013. Allí asistieron intelectuales, escritores, pensadores, artistas, críticos, profesores de la Universidad. Juntos se hicieron una foto con la Consejera de Cultura y el director de promoción cultural. Desde entonces no se han vuelto a reunir ni, como decía Sabino Fernandez Campo, se les espera. Un golpe de efecto para una foto en una sección menor, pero la apuesta cultural dinamitada por la simple apariencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario