Translate this page

27 de julio de 2014

Turismo y nuevas aplicaciones colaborativas

En los últimos años internet está revolucionando varios sectores y uno de ellos es el sector del consumo colaborativo, que actualmente abarca todo tipo de opciones, desde el transporte en coche compartido con aplicaciones como Blablacar a la posibilidad de buscar transporte dentro de una misma ciudad con Uber o incluso el sector de la restauración donde hay personas que cocinan y otras deciden acudir a sus domicilios para probar sus creaciones por una módica cantidad de dinero, para ello contamos con aplicaciones como Comparto Plato.


El sector del turismo no podía quedarse fuera de este tipo de aplicaciones y desde hace un tiempo contamos en España con Airbnb, una página que permite poner a contacto a personas que alquilan una habitación o varias en su propia casa y que son alquiladas por usuarios por un precio módico durante la estancia de los mismos en la ciudad. Suele ser mucho mas barato que un hotel y además cuentas con la posibilidad de que el anfitrión te ayude a localizar lugares o te aconseje sitios que debes visitar en la propia ciudad. Tanto anfitriones como usuarios tienen comentarios que ayudan a ganar confianza en las personas que usan este tipo de servicio. La empresa, que gana dinero con la actividad, cobra una comisión por poner en contacto a estas personas que, indudablemente, están interesadas el uno en el otro, en un caso para ingresar dinero y en el otro para ahorrar o simplemente tener una compañía agradable, sin depender de otro tipo de intermediarios que siempre hacen que el precio se encarezca en demasía.
Y es que una de las cosas que debemos pensar es que con la situación de crisis en España hay gente con mucha necesidad y que ven en este tipo de aplicaciones una salida para sentirse útiles o ingresar algo de dinero extra porque es imposible encontrar un trabajo digno y decente. Por todo ello es muy complicado que desaparezcan así como así. Algunas de hecho cuentan con más de un millón de usuarios, demasiada gente para echarse atrás una vez que lo ha probado y ven que funciona.
Y decimos esto porque el sector hotelero ha cargado en los últimos meses contra Airbnb, acusándoles de realizar actividades ilícitas o fuera de la ley, también les acusan de practicar la economía sumergida y no estar sometidos a las diferentes ordenanzas que rigen el sector hotelero al mismo tiempo que se lucran sin crear un solo puesto de trabajo.
La Generalitat de Cataluña ha multado a la página con 30.000 euros por comercializar apartamentos ilegales y la Comunidad de Madrid en una ordenanza sin mucho sentido, fija una estancia mínima de cinco noches en estas viviendas turísticas.
Frente a estas regulaciones nuestra opinión es que este tipo de consumo colaborativo es imparable. La gente busca comodidad, ahorro y confianza y eso es algo que este tipo de aplicaciones pueden ofrecer, además de contar con la ventaja de internet que hace que todo vaya mucho más rápido. Creemos que es como el tema de la música o las películas en internet, si quieres seguir en el sector debes adaptarte, ofrecer mejores servicios a tus clientes, no apalancarse en un negocio, reducir costes o bien participar de ello porque es otra forma de ganar algo de dinero. Adaptarse o morir.
Todo ello después de que la Comisión Nacional de Mercados y Competencia haya salido al paso y haya dicho que no está a favor de regular esta actividad y que valora como "muy positivos" para la defensa de la competencia este tipo de aplicaciones. Han indicado que en algunos casos como este la ausencia de regulación puede incluso ser positiva, primando en todo caso el interés general y no el de un grupo de operadores económicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario