Translate this page

3 de diciembre de 2014

Tras las huellas de Isabel la Católica. Medina del Campo

La reina Isabel I de Castilla vivió entre 1450 y 1504 fecha de su fallecimiento que tiene lugar en la villa de Medina del Campo, lugar del cual vamos a hablar hoy, tanto a nivel histórico por los hechos allí ocurridos relacionados con la reina como desde el punto de vista artístico por el lugar de fallecimiento de Isabel la Católica.
Como la corte era itinerante no tenemos un lugar fijo donde los reyes se encuentran sino que van cambiando de ciudad según convenga a sus intereses. Buena prueba de ello son los casi diez años que pasan en el Alcázar de Sevilla mientras tiene lugar la conquista del último reino musulmán de Granada.
Es por ello que en el momento en que la reina fallece se encontraban en Medina del Campo. Concretamente en el Castillo de la Mota. Allí es donde la reina consciente de su enfermedad y de la gravedad que supone se decide a dictar su testamento.


No se sabe a ciencia cierta cual puede ser la causa del fallecimiento de Isabel la Católica aunque varias teorías apuntan a que tenía las piernas y el vientre muy hinchados, como consecuencia de la retención de líquidos y fallos renales, provocada quizás por un tumor estomacal que devenía en el mal funcionamiento de algunos órganos vitales. Ello estaba acompañado de episodios febriles que venía sufriendo dos años antes de su muerte que alteraban sobremanera la temperatura de su cuerpo.
Juana de Castilla
Frente a la fortaleza que siempre tuvo la reina Isabel, pudo influir mucho toda la serie de desengaños sufridos desde la segunda mitad de los años 90 hasta la fecha de su fallecimiento. La muerte de su primogénito, el príncipe Juan y el aborto de su mujer viuda al poco tiempo, seguida muy de cerca por la de su hija mayor Isabel, casada con Manuel I el Venturoso de Portugal, el posterior fallecimiento del hijo de estos el pequeño príncipe Miguel. A todo ello se unió la conciencia de que Juana no estaba en sus cabales para gobernar, que los celos la torturaban de forma enfermiza, con una dependencia tal de Felipe el Hermoso que le hacía olvidar cualquier tipo de obligación que pudiera tener con el gobierno. Isabel se daba cuenta que su heredera estaba incapacitada y que no tenía el más mínimo interés por Castilla sino por descubrir donde se encontraba su esposo y con quien. Todo el esfuerzo realizado por los católicos para unir y modernizar el país se iba al traste con una heredera incapaz de mantenerlo a flote.
Eso hace que los dos últimos años de su vida Isabel este sumida en una profunda depresión provocada por todas estas muertes y circunstancias que sin duda pudieron influir en el desarrollo de su enfermedad.
En el Castillo de la Mota fue el lugar donde dicto testamento, donde queremos destacar tres cosas, primera Juana será la heredera pero si está incapacitada para gobernar su padre, el rey Fernando ejercerá como regente, segunda los indios americanos son seres humanos y como tal deben ser tratados, es una declaración que por supuesto no se cumplió. En tercer lugar debía ser enterrada en el Convento de San Francisco de Granada, así se olvidaba de su primitiva ubicación en la iglesia de San Juan de los Reyes en Toledo. Finalmente sus restos y los de su esposo fueron trasladados a la Capilla Real de Granada donde descansan junto a los de Juana la Loca, Felipe el Hermoso y el pequeño príncipe Miguel de Portugal que como hemos visto falleció siendo un niño.
El castillo de la Mota es uno de los dos monumentos significativos de Medina del Campo junto a la colegiata de San Antolín. Se trata de un edificio mudéjar de los que proliferan por la zona, construido en ladrillo, como muchas iglesias en un lugar que sirvió de frontera entre musulmanes y católicos y donde multitud de estos edificios se construyeron a lo largo del siglo XII por alarifes musulmanes que vivían en una zona ya dominada por Católicos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario