Translate this page

11 de marzo de 2015

Una escapada durante la primavera 2015 a la ciudad de Burgos

Burgos es una de las ciudades más atractivas de Castilla y León. Climáticamente como el resto de la meseta se encuentra a una altura considerable eso hace que el invierno sea bastante duro con temperaturas generalmente por debajo de los cero grados y en el norte de la comunidad nieve durante algunos días de invierno. Por eso indicamos la primavera como un buen momento para realizar una visita a la ciudad del Cid ya que las temperaturas han subido y la ciudad puede lucir sus colores en todo su esplendor.



Burgos no es una ciudad muy grande ya que cuenta con menos de 200.000 habitantes, es bastante manejable, incluso para desplazarse caminando a varios lugares de interés que tiene la ciudad, por ejemplo desde alguno de los hoteles de la ciudad hasta los principales monumentos con que cuenta esta ciudad castellana que se encuentra a algo mas de dos horas de Madrid.
Tres son las visitas indispensables que debemos realizar en la ciudad de Burgos, en primer lugar la Catedral de Santa María la Mayor, su monumento más emblemático, una catedral gótica clásica del siglo XIII que tiene modificaciones en el interior realizadas en el siglo XV y principios del siglo XVI y que alteraron la mayoría de las capillas tanto laterales como la cabecera. Igualmente fantásticas son las portadas del edificio, llamadas del Sarmental y de la Coronería, un ejemplo de escultura gótica del siglo XIII con gran variedad de temas que en la fachada principal se perdieron con alguna de sus reformas posteriores.
En segundo lugar no debemos dejar de realizar una visita al Monasterio de las Huelgas, convento de monjas cistercienses y residencia real durante la Edad Media, allí se encuentran enterrados algunos de los reyes y príncipes castellanos. El edificio pertenece a Patrimonio Nacional con lo que es posible realizar una visita guiada que comparada con otros lugares que pertenecen a este grupo no debemos perdernos por nada del mundo. El convento cisterciense, las tumbas de los reyes y el maravilloso claustro del convento son dignos de recordar.
En tercer lugar, aunque para ello tenemos que desplazarnos unos cinco kilómetros del centro de Burgos, no debemos dejar de visitar la Cartuja de Miraflores, lugar de enterramiento de los padres de Isabel la Católica, el rey Juan II y la reina Isabel de Portugal así como de su hermano el príncipe Alfonso de Castilla que murió en extrañas circunstancias en la ciudad de Avila tras una cena en la que comió trucha que hay gente que dice que podía estar envenenada por los partidarios del rey Enrique IV el impotente. El retablo de la iglesia es una de las obras cumbres del artista hispanoflamenco Gil de Siloe, completamente lleno de decoración y pequeños detalles en una estructura de rosario alemán.
Muchas más son los monumentos tanto religiosos como civiles que podemos encontrar en la ciudad de Burgos, pero estos tres nos han parecido los más destacados e imprescindibles para visitar en la ciudad del río Arlazón y la primavera puede ser un momento excelente para poder aprovechar una escapada a la ciudad de Burgos. Claro que si disponemos de un vehículo una visita al Monasterio de Silos no debe faltar en nuestra ruta.

Vista del Monasterio cisterciense de las Huelgas en Burgos

No hay comentarios:

Publicar un comentario