Translate this page

10 de mayo de 2015

Paradas imprescindibles en el Camino de Santiago

El camino de Santiago es suficientemente largo si lo hacemos desde sus inicios en Roncesvalles para poder disfrutar no solo de la naturaleza sino también de muchos de los monumentos que jalonan el camino, ya sean de tipo natural o bien creados por la mano del hombre a lo largo de los siglos. En un recorrido que desde el inicio puede tomar aproximadamente un mes bien puede haber tiempo para dedicar a visitar algunas de las paradas que proponemos en este post para poder así disfrutar de estos monumentos.

Castrillo de los Polvazares en León

No existe un orden concreto en cada uno de estos lugares sino simplemente recomendaciones para realizar nuestra parada en cada uno de estos sitios.

  • Santo Domingo de la Calzada: en pleno corazón de La Rioja, allí no solo podemos disfrutar de su maravillosa Catedral Románica y las escondidas plazas que existen en la ciudad sino también degustar una excelente gastronomía típica de la zona.
  • O Cebreiro: este pueblo situado a 1300 metros de altura, cuenta con la iglesia más antigua de todo el recorrido, fue construida en época prerrománica en el siglo IX por monjes benedictinos. Aunque O Cebreiro también destaca por sus pallozas prerromanas, actualmente convertidas en Museo.
  • El paisaje de Las Medulas: las antiguas minas romanas de las cuales se extraía oro entre otras cosas, han configurado un paisaje natural tremendamente curioso en una zona de transito entre Castilla y León y Galicia, un contraste de colores cargado de belleza.
  • Burgos: los monumentos de los que dispone la ciudad merecen una visita, nos referimos a su imponente Catedral gótica, el Monasterio de las Huelgas tumba de infantes y reyes castellanos y La Cartuja de Miraflores tumba de los padres de Isabel la Católica y de su hermano fallecido cuando era muy joven.
  • Astorga: la ciudad leonesa tiene un pasado cargado de historia, desde época romana, pasando por la repoblación en el siglo X y monumentos como la Catedral o el Palacio Episcopal de Astorga obra del arquitecto Antonio Gaudí. El chocolate astorgano es muy conocido y típico de la zona.
  • Pontevedra: una de las ciudades gallegas que no podemos perdernos, la iglesia circular de la peregrina o cada uno de los puentes que jalonan la ciudad merecen mucho la pena
  • Pozas de Outariz en la provincia de Orense: si lo que nos gusta son las aguas termales, la provincia de Orense está cargada de de este tipo de servicio. De la que hablamos en concreto se trata de una villa que se edificó en época romana y que está atravesada por el río Miño y que cuenta con este tipo de aguas tan agradables.
  • Castrillo de los Polvazares: en un pueblo muy cercano a Astorga tenemos la esencia del Medievo caminando por cada una de sus calles y disfrutando de su peculiar arquitectura rural que se conserva intacta desde la Edad Media. A ello podemos sumar la posibilidad de degustar un cocido maragato que, como sabemos, empieza por la carne y termina con la sopa.
  • Sahagún: esta ciudad es un ejemplo de la convivencia musulmana o la presencia de alarifes musulmanes en zonas de frontera, ya que destaca por alguno de sus monumentos mudéjares que llaman mucho la atención en esta zona.
  • León: en la capital leonesa podremos disfrutar de su catedral gótica de influencia francesa, de la tumba de San Isidoro de Sevilla y la cripta de los reyes del reino de León o del Palacio de Botines también obra del arquitecto Antonio Gaudí. Si nos gusta el arte contemporáneo el MUSAC cuenta con una excelente colección fraguada en los años de vacas gordas de la economía.
Palloza en la localidad de O Crebreiro en la provincia de Lugo

No hay comentarios:

Publicar un comentario