Translate this page

21 de junio de 2015

Los arribes del Duero paraíso natural

La zona de los arribes del Duero está situada al noroeste de la provincia de Salamanca, en una zona muy cercana a Portugal y donde el río Duero hace frontera con el país luso. Allí se sitúan una serie de poblaciones cargadas de posibilidades para los que les guste el turismo natural en todo tipo de vertientes y posibilidades de disfrute.


En esta zona se produce un descenso brusco del río Duero que atraviesa toda Castilla y León prácticamente avanzando con gran dificultad ya que la altura de su nacimiento se ve levemente modificada a lo largo de cientos de kilómetros. Pero como decimos, cuando llega a esta zona cercana a la frontera portuguesa, desciende de forma brusca desde los 800 metros sobre el nivel del mar a los 200, con lo que se han aprovechado esas zonas donde el río se encaja para situar algunos pantanos para la producción de energía eléctrica, como el conocido de Aldeadávila, que en su día llegó a ser el más grande de Europa.
Pero decíamos que las posibilidades en esta zona son amplias, vamos a describir algunas de ellas, siempre acompañados por un microclima que se acerca más a la zona mediterránea que al rigor continental de las provincias de Castilla y León, los inviernos no son tan duros (estamos en una zona más baja) ni los veranos tan extremos.
Por todo ello y contando con que la zona dispone de un Parque Nacional de los Arribes del Duero, que es zona protegida, puede ser un lugar ideal para practicar senderismo, con varias rutas que parten desde diferentes pueblos para así poder degustar unos maravillosos paisajes, como por ejemplo la zona del Pozo de los Humos, una cascada natural que en primavera adquiere una belleza espectacular y a la cual no se puede acceder en vehículo motorizado.
También para los que les guste el avistamiento de aves, los Arribes del Duero, cuentan con una ruta ornitológica que hará las delicias de los mas naturalistas, es conveniente visitar el lugar el primavera, ya que es el momento en que se pueden avistar un mayor número de aves. Existen varios lugares o pueblos desde los que iniciar una ruta para ver si somos capaces de ver algunos de los ejemplares que hacen uso del Parque Natural.
También nos gustaría señalar alguno de los cruceros por el río Duero que pueden realizarse, gracias a la presencia de las presas, el más largo tiene un recorrido de 22 kilómetros y allí se disfruta de un paisaje natural bellísimo entre los cañones que marcan el recorrido del río en su camino hacia tierras portuguesas.
Eso sin olvidar las tremendas opciones de alojamiento rural que tenemos en cada uno de los pueblos de la zona y que se han desarrollado mucho durante los últimos años.
A todo ello debemos sumar los productos típicos de la zona, como el Queso de las Arribes, de excelente calidad o las obleas, fabricadas a base de huevos, harina y azúcar, de un sabor excepcional.


No hay comentarios:

Publicar un comentario