Translate this page

13 de septiembre de 2015

Cinco lugares imprescindibles para visitar en Extremadura

Extremadura es una de las regiones con las provincias más grandes que hay en España, tiene bastante extensión pero, al igual que Castilla y León, se encuentra poco poblada. Dispone eso si de unos parajes naturales maravillosos y varias zonas de protección de aves.

Imagen del casco antiguo de la ciudad de Cáceres

Pero no vamos a centrarnos en la naturaleza en este recorrido turístico por Extremadura sino en algunos de los monumentos más destacados con los que cuenta la región, bien por su originalidad o por su belleza artística. No ponemos ningún orden en concreto como si unos fueran mejores que otros sino que estaría bien poder visitar cada uno de ellos.

  • Catedral de Plasencia: La ciudad de Plasencia cuenta con dos catedrales, pero nos interesa la nueva que dio comienzo de finales del siglo XV y en concreto una de sus portadas laterales, construida por el arquitecto Juan de Alava, asentado en Salamanca y del que se conservan varias obras en esta ciudad. Esta portada es uno de los pocos ejemplos platerescos que se conservan en España. Este estilo plateresco podemos verlo en Salamanca, Plasencia y Sevilla, muy pocos lugares cuentan con este tipo de decoración protorrenacentista en sus edificios. Plasencia es un buen lugar para poder disfrutar de este estilo.
  • Monasterio de Santa María de Guadalupe: conserva el edificio en su interior un compendio de estilos que abarcan desde el siglo XIII al siglo XVIII. Tiene una profunda historia y relación con los Reyes Católicos y Cristóbal Colón. La Virgen de Guadalupe que preside el templo es de color negro y tiene influencia en la reconquista. Cuenta con una colección excelente de pintura donde se encuentran obras de Juan de Flandes, Goya, Zurbarán o El Greco por citar algunos.
  • Casco antiguo de la Ciudad de Cáceres: pasear por esta zona supone adentrarse de nuevo en la Edad Media, ya que se conserva íntegramente los edificios con los que contaba esta zona de la ciudad de Cáceres en la Edad Media, sus palacios, iglesias o residencias. Es como volver quinientos años atrás en cada una de sus calles.
  • Conjunto romano de Mérida: son numerosos los restos romanos que nos ha legado esta que fue una de las ciudades más importantes del imperio, desde su acueducto cuya combinación de colores sirve de modelo para la Mezquita de Córdoba, como el teatro romano, el más bello y espectacular del país, todavía en uso para el festival de teatro clásico que tiene lugar cada verano. Junto a ellos el circo, anfiteatro, templo, basílica y arcos conmemorativos.
  • Monasterio de Yuste: situado en la zona de la Vera del río Jerte, fue el lugar elegido por el rey Carlos I para retirarse después de ceder el gobierno a su hijo Felipe II y su lugar escogido para depositar su cuerpo tras su merte, aunque su hijo cambió la ubicación posteriormente al Monasterio de El Escorial. Fue residencia del emperador los dos últimos años de su vida. El monasterio existía desde el año 1402 y como el rey decidió retirarse a este tipo de vida eligió este lugar para poder hacerlo, con esta finalidad se realizaron varias obras en el lugar.
Claustro del Monasterio de Yuste en Cáceres

Acueducto de los Milagros en Mérida

No hay comentarios:

Publicar un comentario