Translate this page

15 de noviembre de 2015

Diez lugares imprescindibles para visitar en Salamanca y su provincia

La provincia de Salamanca se encuentra entre las mas extensas de España, aunque debemos decir que bastante despoblada, ya que en todo ese territorio no viven mas que 350.000 habitantes de los cuales algo más de la mitad se encuentran en la capital o sus alrededores.


Así que no encontramos ante una provincia eminentemente rural y cargada de explotaciones agrícolas o ganaderas, pero al mismo tiempo llena de costumbres y paisajes naturales que llaman la atención del visitante.
Vamos pues a señalar algunos lugares de visita de los mas bonitos que encontramos en la provincia de Salamanca, incluyendo algunas actividades en la ciudad, que como sabemos está cargada de monumentos. No existe ningún orden de preferencia en esta lista y por supuesto estamos abiertos a cualquier comentario, sugerencia o crítica razonada.
Ciudad Rodrigo: situada a cierta distancia de la capital posee su propio obispado y un paseo por un casco antiguo cargado de palacios de los antiguos nobles que residían en una de las zonas más ganaderas de la provincia. Su carnaval del toro es un autentico espectáculo cargado de tradición y diversión.
Candelario: este pueblo de no más de mil habitantes está situado muy cerca de Bejar pero posee toda la estructura de calles y casas de montaña tal como estaban en la edad media. Además es un lugar ideal para practicar senderismo y rutas por esa escarpada zona donde está situado.
La Alberca: el pueblo por excelencia de la Sierra de Francia, un lugar ideal que nos muestra las peculiaridades de construcción de la zona con sus casas hechas de barro y madera y preparadas para que los animales calienten el piso superior. Sin duda un lugar de imprescindible visita y preparado para el turista.


Parque de los Arribes del Duero: Una de las zonas más bellas para disfrutar de la naturaleza, justo donde el río Duero hace frontera con Portugal y desciende desde los 800 a los 200 metros de altitud. Un paraíso para los que les guste el avistamiento de aves.
Ieronimus: así se llama la posibilidad de acceder a las torres de las dos catedrales salmantinas y poder disfrutar de unas vistas espectaculares de la ciudad desde la Catedral Nueva, sin duda una nueva perspectiva en la visita a estos monumentos que merece la pena visitar.
El Santuario de la Peña de Francia: no es que el santuario sea algo maravilloso pero si lo es la vista de toda la planicie desde los alto de la montaña de un lugar que supone un referente religioso de toda la comarca.
El Patio de Escuelas: la visita a la fachada de la Universidad de Salamanca se hace imprescindible por ser uno de los pocos ejemplos mejor conservados del estilo plateresco en España, un edificio cargado de decoración y símbolos a veces difíciles de interpretar.
Convento de Santa Clara: una de las joyas escondidas de la ciudad y lleno de pinturas desde el siglo XIII al siglo XVI que pueden contemplarse en las paredes del coro bajo del convento, una autentica maravilla que pasa desapercibida para los turistas.
Pozo de los Humos: quizás sea la primavera el mejor momento para visitar esta cascada natural que ofrece una ruta de senderismo desde el pueblo de Masueco, sin ninguna duda, la caminata, merece la pena.
Ruta del Románico mudéjar: la provincia está cargada de iglesias de este estilo artístico debido a su función de frontera durante el siglo XII y la repoblación que se llevó a cabo en estos lugares. Se trata de un conjunto de iglesias que recorren desde Alba de Tormes o otros pueblos de la zona este de la provincia como Gajates, Turra de Alba, Pedrosillo, Gallegillos, Rágama o Coca de Alba por citar algunos ejemplos.

Cabecera de la iglesia románico mudéjar de Gajates (Salamanca)

No hay comentarios:

Publicar un comentario