Translate this page

6 de diciembre de 2015

Covadonga en Asturias entre la fantasía y la ficción

Vamos a intentar hacer un análisis histórico de lo que sucedió en las inmediaciones de Covadonga poco después de la entrada de los musulmanes en España, que, como sabemos, se produjo en el año 711 tras un extraño pacto entre los nobles visigodos.


Nos centramos en el año 722, cuando un grupo de guerreros visigodos se han refugiado en las montañas asturianas, estamos en un momento en que los musulmanes han ocupado la mayoría de España.
Cerca de Cangas de Onís hay una cueva que está dedicada a la Virgen María y donde un grupo de guerreros cristianos se han escondido. Es un lugar de difícil acceso rodeado de multitud de montañas.
Hay unas 400 personas, incluidas las mujeres y los niños. Son personas que han escapado de los impuestos establecidos por los musulmanes en las tierras ocupadas.
La persona que esta al frente de este pequeño grupo es Pelayo, posiblemente un guerrero visigodo que pertenecía al bando de Don Rodrigo. Era posiblemente de origen noble y puede que tuviera el título de duque. Fue enemigo de Witiza, el último rey visigodo y en contra de la elección de su hijo como rey, ya que según la costumbre visigoda el rey debía ser elegido por los nobles y no era un título hereditario. Probablemente Rodrigo y Pelayo eran primos, aunque esto está por confirmar.
En el año 718 fue elegido como príncipe en Cangas de Onís, lider y rey de Astuias. Junto a él un grupo de guerreros que se oponen a pagar impuestos a los musulmanes.
Los musulmanes decidieron acabar con este foco de insurrección y juntaron un ejercito de unos 10.000 soldados para luchar contra esos 400 guerreros escondidos en Covadonga, la balanza estaba claramente inclinada. Estamos en el año 722 y debemos tener en cuenta lo difícil que resulta mover un ingente número de personas por un territorio hostil y lleno de montañas que tanto Pelayo como sus guerreros conocen a la perfección.
Los musulmanes pensaban en una fácil victoria y decidieron atacar, pero las montañas jugaban a favor de los cristianos que atacaban desde los picos de las montañas con pequeñas incursiones que iban diezmando poco a poco el gran ejercito musulmán.
Por todo ello se considera Covadonga como el inicio de la reconquista, se trata de la primera victoria cristiana y el inicio de la recuperación del territorio. La victoria hará que otras personas se desplacen a este nuevo reino cuya capital será Cangas de Onís, donde Pelayo vivió hasta su fallecimiento en el año 737.
Este es a grandes rasgos el origen histórico de la Cueva de Covadonga y el inicio de la reconquista en España.


No hay comentarios:

Publicar un comentario