Translate this page

2 de diciembre de 2015

La Plaza Mayor de Salamanca

La Plaza Mayor de Salamanca es una de las más conocidas en todo el mundo y uno de los grandes símbolos de la ciudad y de los turistas que la visitan, ya que antes o después van a pasar por ella.

Imagen Rafael López Borrego

Si hacemos un poco de historia de la Plaza Mayor de Salamanca debemos remontarnos al siglo XII, momento en el que se repuebla la ciudad de Salamanca, principalmente con gente proveniente de Francia a los cuales se les prometerían tierras y una estabilidad con el fin de que se asentaran en estas tierras. Hablamos de gente de origen francés porque la ciudad se encuentra muy unida a San Martín, un santo muy francés al que dedicaron la iglesia románica más cercana a la Plaza Mayor y al que intentaron dedicar la Catedral Vieja, cosa que no pudo ser ya que está dedicada a la Virgen, toda la dedicatoria quedó en una de las capillas más conocidas y decoradas de esta catedral y que está dedicada al santo que compartió su capa con los pobres.
La función de un espacio como este era la de servir como mercado central de la ciudad y también como lugar de reuniones y espectáculos que se celebraban con motivo de diferentes festividades. Había otros pequeños mercados de barrio en la ciudad, pero el más grande e importante se situaba en la Plaza Mayor y así se mantuvo hasta finales del siglo XIX, cuando fue trasladado a un edificio contiguo a la plaza que conserva la función original hasta estos momentos.
En cuanto a los espectáculos sabemos de la celebración de corridas de toros, igualmente hasta el momento en que se construyo la Plaza de la Glorieta que ha servido desde entonces como lugar de celebración de este tipo de espectáculos.
En el siglo XVIII decidieron dar un nuevo impulso y consistencia a la Plaza Mayor y construir diferentes pabellones que albergaran viviendas en torno a un planta que no llega a ser completamente cuadrada. Se seguiría un esquema similar al de la Plaza Mayor de Valladolid, que no conservamos debido a un incendio, al igual que la Plaza Mayor de Madrid, que variaba la planta pero que repite el esquema.
Alberto de Churriguera fue el encargado de realizar la obra, creando cuatro pabellones, que muestran al que visita la plaza arcos de medio punto sobre los que se apoyan las viviendas que rodean todo el recinto. Esos arcos servían de protección para los que querían vender sus productos (pensemos por ejemplo en días de lluvia). Al mismo tiempo podía mantenerse, como así era, como lugar de espectáculos.
La decoración planificada era muy rica, aunque no llegó a realizarse completa, cada uno de los pabellones estaba dedicado a un grupo de personas, representados en medallones que decoran las enjutas de los arcos de medio punto. Así uno estaba dedicado a reyes de Castilla y Reyes de España, otro a conquistadores y descubridores, otro a santos y otro a escritores. Las decoraciones de los dos últimos no llegaron a realizarse, se supone que por falta de presupuesto, aunque han sido esculpidos algunas medallas en los últimos años al libre albedrío de los legisladores.
Por último es reseñable que la Plaza Mayor de Salamanca tiene la función de ordenar el tráfico de la gente que anda y se desplaza de un lugar a otro de la ciudad, que como es pequeña, no ha perdido todavía esta función. Así pues cada uno de los arcos de salida, comunica con una zona distinta o barrio de la ciudad y es mucha la gente que cada día tiene que atravesar la plaza para ir de un lugar a otro del centro. Esta función por ejemplo en una ciudad tan grande como Madrid se ha perdido por completo.

Imagen Rafael López Borrego

1 comentario:

  1. The most beautiful square in the world,which has not lost is identity, and does not rip travelers off . Thank you Salamanca :-) !
    Andy Urry UK

    ResponderEliminar