Translate this page

25 de enero de 2016

Programación cultural en Salamanca y dinero

En los últimos días ha aparecido una información en la ciudad de Salamanca en la que se da cuenta de que en los últimos años el programa de fiestas ha sido contratado en un 90% con una misma empresa, que se ha llevado jugosos beneficios de la misma.


Y nos gustaría hacer una distinción entre las distintas formas que existen de realizar una programación cultural, mas en una ciudad como Salamanca, que cuenta con una fundación de cultura en la que trabajan unas 30 personas que se supone expertas en diferentes tipos de actividades, bien conciertos, artes, escénicas, exposiciones o eventos varios.
Existen dos formas de realizar una programación, unos serían eventos de producción propia, es decir son los propios técnicos los que realizan la programación, en base a un programa razonado que parta de una idea que nos lleve a una conclusión. Es decir se trata de una programación con un discurso teórico, que no atiende a las giras que los distintos artistas están realizando sino que se encarga de contratar aquello que se ve mejor para desarrollar esa idea que se tiene en la cabeza.
Por otra parte existe la posibilidad de contratar con alguna empresa un paquete de artistas que acudan a dar los espectáculos, donde la programación lo hace la propia empresa y el contratante no tiene nada que decir sino solo poner el dinero y esperar que las actuaciones tengan lugar. En este caso el discurso teórico queda completamente anulado, porque la empresa lo que quiere es ganar dinero. Incluirá algún nombre conocido, pero también meterá gato por liebre porque necesita mover un artista concreto y porque como hemos dicho busca un beneficio económico mas que el de los propios ciudadanos.
Según hemos visto en la ciudad de Salamanca se está contratando de esta segunda manera, es decir da impresión de que los cerca de 30 técnicos que dicen trabajar en la Fundación no intervienen lo más mínimo sino que el 90% se contrata con una empresa y solo hay que esperar a hacer balance porque ellos se encargan de todo, recibiendo por otra parte una programación basada en la mediocridad que en nada diferencia a la ciudad de cualquier otra en la que continúe la gira teatral, musical o expositiva.
Así es imposible aportar originalidad a un proyecto cultural que se muestra completamente fallido y se basa en unos supuestos mínimos para que se vea algo de movimiento, pero que en realidad solo mueve cheques de dinero público a una sola empresa, al tiempo que se paga el sueldo a unos especialistas que espero mantengan la conexión a internet en el trabajo, mas que nada porque no se aburran, ya que tienen poco o nada que hacer, excepto esperar la nómina cada fin de mes.

10 de enero de 2016

Cinco lugares imprescindibles para visitar en Segovia

La ciudad de Segovia está cargada de historia y de monumentos. Algunos de los hechos más importantes del reino de Castilla han sucedido en esta ciudad, Tiene una gran importancia durante el siglo XV, uno de los momentos claves de lo que hoy entendemos por España, baste recordar que allí fue coronada como reina de Castilla Isabel I, conocida como la reina Católica.

Fotografía libre de derechos gracias a pixabay


Pero no solo el siglo XV es importante en la ciudad ya que encontramos representaciones de todas las épocas históricas, desde la época romana hasta nuestros días. Segovia debido a su situación y a la cercanía con Madrid es una de las ciudades que más turistas recibe a lo largo del año.
Vamos pues con los cinco monumentos que no debemos perdernos en la ciudad de Segovia:
  • El acueducto: existen otros acueductos romanos en España, pero sin duda el más espectacular es el de Segovia, ya que debe salvar un gran desnivel a su paso por la ciudad para llevar el agua hasta el centro. el hecho de que las piedras no usen argamasa ni cemento en su unión y que se sustenten por la presión de unas contra otras le añade un plus de misterio en sus más de 2000 años de historia.
  • La Casa de los Picos: uno de los ejemplos arquitectónicos de finales del siglo XV que tiene semejanzas con La Casa de Las Conchas en Salamanca o el Palacio del Infantado en Guadalajara, este último obra de Juan Guas. Se trata de un momento en que la influencia decorativa del arte musulmán comienza a apreciarse en los edificios del norte de España.



  • La Sinagoga Mayor: como otras muchas ciudades, la presencia judía en Segovia fue importante, llegando a tener cinco sinagogas de las que solo se ha conservado una, que actualmente tiene culto católico y forma parte de una convento de mojas clarisas. La construcción es del siglo XIII y tiene semejanzas con la sinagoga de Santa María la Blanca en Toledo por el iso de arcos de herradura y pilares octogonales con capiteles de piñas.
  • La Iglesia de San Esteban: la ciudad cuenta con un buen número de iglesias de románico porticado de la que quizás San Esteban es el mejor ejemplo. Este pórtico se usaba como lugar de espera antes del servicio religioso y también para celebrar juicios y autos. San Esteban destaca por su espectacular torre de campanas.



  • Alcázar de Segovia: entrar en el Alcázar un caminar por sus estancias nos transporta a los mejores momentos históricos de España, llenos a veces de traiciones y ambición de poder, pero cargados de emotividad al poder comprobar en muchos casos el mobiliario original de la ´época. No solo las habitaciones sino el edifico en si y las vistas que podemos obtener desde el mismo merecen una visita.

3 de enero de 2016

Los orígenes del condado y luego reino de castilla

Castilla fue sin lugar a dudas el reino más importante que tuvo España durante su edad media, el que se impone a los demás por su fuerte poderío militar, económico y lingüístico, no tenemos más que pensar en la lengua en la que hablamos y escribimos, que aunque llamada español, es en realidad el castellano.


El nacimiento del condado de Castilla está unido a la situación histórica que se vive en España en el siglo VIII, cuando los musulmanes, después de la invasión en el año 711 y la ocupación de la mayoría del país se han replegado y asentado su capital en Córdoba, mientras en el norte comienza a consolidarse un reino formado por antiguos miembros de la nobleza visigoda, que ha sido capaz de derrotar a las tropas musulmanas en Covadonga y que ha establecido su capital en Cangas de Onis para trasladarse a Oviedo, cuando la situación lo permite y los ataques musulmanes se han reducido.
La ocupación musulmana tiene sus momentos de expansión y también de retracción, en muchos casos depende de las circunstancias políticas que se estén viviendo en el sur de España. Los momentos de inestabilidad o luchas por el poder significa que el ejército musulmán no va a dedicarse a expediciones de consolidación o castigo. Eso permite a los asturianos realizar movimientos expansivos que signifiquen ampliación de territorio en otras zonas.
Así que tras unos primeros momentos donde el rey Alfonso I realiza incursiones en la región de León para recoger a los cristianos que allí quedaban y trasladarlos al reino de Asturias, a finales del siglo VIII y principios del siglo IX comienza la expansión, como decimos en un momento donde existe cierta tranquilidad en la zona y algunos valientes campesinos se aventuran a ocupar tierras en un lugar desprotegido por las montañas que separan Asturias de la actual región de Castilla y León.
Estamos hablando de un territorio que se encuentra entre las actuales provincias del sur de Asturias, el oeste de Álava, el noreste de Palencia y el norte de Burgos, lugar como decimos al que poco a poco van llegando campesinos que tienen una gran diferencia respecto al modelo que se aplica en el reciente reino de Asturias. El feudalismo era la manera principal de funcionar en el reino Asturiano, un noble poseedor de grandes cantidades de tierra emplea jornaleros para trabajar en ellas. En el nuevo condado los campesinos que se trasladan allí son los dueños de la tierra, no trabajan para ningún señor sino que lo hacen para si mismos. Solamente existe la figura de un conde, enviado por Asturias que se encarga de resolver los conflictos que puedan surgir y de aplicar justicia, al tiempo que recauda impuestos para el reino asturiano y defiende el territorio de las expediciones musulmanas que tienen más una finalidad de saqueo que de verdadera conquista. Este título de conde se convertirá en hereditario, lo cual al final será un problema ya no para el reino de Asturias sino para el de León debido a las ambiciones de poder y la extensión de territorio realizadas por los condes castellanos, que les llevará a absorber territorios existentes en la zona, como por ejemplo Navarra o León.
La exposición que esta nueva realidad sufre a los diferentes ataques, sobre todo musulmanes, debido a la importancia estratégica por el control del valle del Ebro, importante nudo de comunicaciones en la época, harán que los castellanos empiecen a construir fortificaciones que les ayuden a defenderse de estos ataques o expediciones de castigo y que finalmente terminarán dando nombre al reino del que estamos hablando. No nos referimos a grandes construcciones sino simples torres situadas en lugares estratégicos con la finalidad de advertir de los ataques enemigos.

Castillo de Frias en la provincia de Burgos