Translate this page

25 de enero de 2016

Programación cultural en Salamanca y dinero

En los últimos días ha aparecido una información en la ciudad de Salamanca en la que se da cuenta de que en los últimos años el programa de fiestas ha sido contratado en un 90% con una misma empresa, que se ha llevado jugosos beneficios de la misma.


Y nos gustaría hacer una distinción entre las distintas formas que existen de realizar una programación cultural, mas en una ciudad como Salamanca, que cuenta con una fundación de cultura en la que trabajan unas 30 personas que se supone expertas en diferentes tipos de actividades, bien conciertos, artes, escénicas, exposiciones o eventos varios.
Existen dos formas de realizar una programación, unos serían eventos de producción propia, es decir son los propios técnicos los que realizan la programación, en base a un programa razonado que parta de una idea que nos lleve a una conclusión. Es decir se trata de una programación con un discurso teórico, que no atiende a las giras que los distintos artistas están realizando sino que se encarga de contratar aquello que se ve mejor para desarrollar esa idea que se tiene en la cabeza.
Por otra parte existe la posibilidad de contratar con alguna empresa un paquete de artistas que acudan a dar los espectáculos, donde la programación lo hace la propia empresa y el contratante no tiene nada que decir sino solo poner el dinero y esperar que las actuaciones tengan lugar. En este caso el discurso teórico queda completamente anulado, porque la empresa lo que quiere es ganar dinero. Incluirá algún nombre conocido, pero también meterá gato por liebre porque necesita mover un artista concreto y porque como hemos dicho busca un beneficio económico mas que el de los propios ciudadanos.
Según hemos visto en la ciudad de Salamanca se está contratando de esta segunda manera, es decir da impresión de que los cerca de 30 técnicos que dicen trabajar en la Fundación no intervienen lo más mínimo sino que el 90% se contrata con una empresa y solo hay que esperar a hacer balance porque ellos se encargan de todo, recibiendo por otra parte una programación basada en la mediocridad que en nada diferencia a la ciudad de cualquier otra en la que continúe la gira teatral, musical o expositiva.
Así es imposible aportar originalidad a un proyecto cultural que se muestra completamente fallido y se basa en unos supuestos mínimos para que se vea algo de movimiento, pero que en realidad solo mueve cheques de dinero público a una sola empresa, al tiempo que se paga el sueldo a unos especialistas que espero mantengan la conexión a internet en el trabajo, mas que nada porque no se aburran, ya que tienen poco o nada que hacer, excepto esperar la nómina cada fin de mes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario