Translate this page

12 de febrero de 2016

Carlos Rey Emperador en la fachada de la Universidad de Salamanca

El edificio principal de la Universidad de Salamanca fue realizado durante la década que va desde 1520 a 1530 y en su fachada se despliega una profusa decoración que alude a todo tipo de temas, desde los que aluden a cuestiones históricas o otras de tipo moral que intentan orientar el comportamiento de los estudiantes que por entonces se daban cita en la ciudad del Tormes. 
El rey Carlos había llegado a España en 1516 tras la muerte de su abuelo Fernando que le nombraba rey en su testamento junto a su madre Juana que se encontraba incapacitada para gobernar, según dice el testamento, aunque quizás podríamos interpretar que todos estaban interesados en que no gobernara y por eso fue recluida por unos y por otros en Tordesillas el resto de su vida.
Carlos I aparece representado en la Fachada de la Universidad como rey de los reinos que componen las Españas en uno de los momentos de máxima expansión. Aparece representado como un emperador romano, con el pelo ensortijado y portando una túnica que le cubre el cuerpo. Carlos fue nombrado emperador del Sacro Imperio Romano Germánico en 1520, es decir la fachada tiene que estar construida después de esa fecha. La forma de representarlo reafirma el cargo obtenido por el rey en ese momento y que le eleva a la categoría de Rey de Romanos o Cesar, como fue Carlomagno y otros emperadores romanos con los que emparenta.
También en la fachada aparece representada su esposa, la única que tuvo, Isabel de Portugal, la que dicen fue la princesa más bella de Europa en ese momento. La princesa también aparece como una ataviada como una dama romana, tanto en el peinado como en las ropas que porta en este relieve representado en la fachada.
El matrimonio se celebró en los Reales Alcázares de Sevilla el 11 de Marzo de 1526, lo cual puede darnos una idea también sobre la fecha de construcción de la fachada, porque sin boda Isabel de Portugal no aparecería vestida como una emperatriz romana. 
Es curioso que unas imágenes similares a las que tenemos aquí también aparecen en una de las habitaciones del Alcázar de Sevilla, donde también se representan a Carlos I e Isabel de Portugal, sería el lugar donde tuvo lugar la boda y el convite posterior a la misma. Aquí se puede ver a Carlos con un casco y ataviado con lo que parece una armadura en este caso pintado sobre unos azulejos como era la tradición desde el siglo XI para cubrir las paredes del palacio en la capital de Andalucía.
El retrato de Isabel, en este caso, no le hace justicia, ya que no es capaz de captar la belleza del personaje de la que tanto se habla, aunque si aparece ataviada con un complicado traje y peinado la ya esposa del que era sucesor de los emperadores romanos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario