Translate this page

1 de agosto de 2016

Cinco lugares imprescindibles para visitar en Burgos

La ciudad de Burgos y su provincia es uno de los destinos más interesantes de Castilla y León por la carga histórica de la provincia y la belleza de sus monumentos, en muchos casos modelos de construcción para otras ciudades españolas. Pero hoy vamos a centrarnos en los cinco monumentos específicos más importantes de la ciudad y provincia de Burgos.


En primer lugar la Catedral de Burgos, la primera de las catedrales góticas del siglo XIII construidas en España, aunque modificada a lo largo de sus capillas que rodean la cabecera en el siglo XV. Sus portadas son también de gran belleza y enlazan los temas románicos como los que vemos en la Portada de la Coronería con aquellos más góticos como la Anunciación del Claustro.
La Cartuja de Miraflores es un fantástico monumento que conserva en su interior la tumba de Juan II de Castilla e Isabel de Portugal, padres de Isabel la Católica, así como una tumba dedicada al príncipe Alfonso, hermano de Isabel tempranamente fallecido. Gil de Siloe, maestro de origen flamenco despliega todo su explosión decorativa flamenca en las dos tumbas y en el retablo, cargado de decoración con temas alusivos a la vida de Jesucristo y la Virgen María.


En tercer lugar destacamos el Real Monasterio de las Huelgas, un convento cisterciense fundado a finales del siglo XII, donde además de una impresionante arquitectura podemos encontrar varios sepulcros de algunos de los reyes más destacados de Castilla y León que vivieron en los siglos XIII y XIV. Los diferentes claustros que se conservan en el monasterio merecen solo la visita.
El Museo de la Evolución Humana es uno de los museos más visitados de Castilla y León, en él se puede seguir la evolución de nuestros antepasados basados en gran parte en los descubrimientos e investigaciones realizados en el yacimiento de Atapuerca que también se encuentra en la provincia de Burgos.
Por último pero no menos importante, queremos destacar el Monasterio de Santo Domingo de Silos, que no se encuentra en la ciudad de Burgos sino en la provincia. Y es que el claustro del Monasterio es uno de los mejores ejemplos del románico hispano y de la evolución de este estilo hasta el gótico, ello puede observarse en algunos de los paneles con escenas de la vida de Cristo que adornan las esquinas del claustro, donde también destacan la belleza de los capiteles.